viernes, 15 de febrero de 2013

SADAKO



Este venres 15 de febreiro é o  Día Internacional da loita contra o Cancro Infantil, unha xornada para concienciar sobre esta enfermidade que afecta a uns 1.300 menores en España cada ano.






Queremos conmemorar este día recordando a historia da nena Sadako "y las mil grullas". Esta é a súa historia:

Por Percy Taira



El 6 de agosto de 1945 los Estados Unidos decide lanzar sobre la ciudad de Hiroshima, en Japón, una de sus dos bombas atómicas, la llamada “Little Boy”, bomba cuya explosión de 13 kilotones de TNT, acabó con la vida de gran parte de los 255 mil personas que habitaban en esta ciudad japonesa e hiriendo a otras.

Una de las testigos de este hecho fue una niña de dos años de edad llamada Sadako Sasaki, quien vivía a sólo kilómetro y medio de la zona del estallido. Ella no murió en el ataque, ni siquiera, fue herida, es más se dice que creció como una niña fuerte y muy sana. Sin embargo, como sucedió en muchos casos en los niños de Hiroshima, las secuelas de aquella bomba se comenzaron a notar con el paso del tiempo. A los once años de edad a Sadako Sasaki, se le diagnóstico Leucemia, cáncer que se caracteriza por atacar directamente a la médula ósea de los pacientes.

Pues bien, al enterarse de la terrible noticia, su mejor amiga, Chizuko Hamamoto, le recordó a Sadako una vieja tradición japonesa en la que los dioses podían conceder cualquier deseo a la persona que realizara mil grullas de origami (figuras de papel). Chizuko, le regaló a Sadako la primera grulla, con la condición que ella hiciera las otras y que pidiera por su recuperación.

Un día, Sadako, se encontraba haciendo sus grullas cuando se encontró con otro niño que sufría lo mismo, y le contó la historia de las mil grullas de papel y le animó para que él hiciera lo mismo, sin embargo, el niño le dijo que de nada serviría eso, porque sabía que él iba a morir esa noche.

Fue entonces que Sadako decidió cambiar su deseo: al completar las mil grullas ya no pediría por curar su enfermedad sino, pediría por la curación de todos los enfermos del mundo.

Con los papeles que iba encontrando de envoltorios de medicinas o de diversos productos, Sadako, comenzó su tarea de hacer mil grullas de origami.

Lamentablemente no pudo llegar a la meta, Sadako falleció el 25 de octubre de 1955, a los 12 años de edad. Al momento de su muerte, había logrado hacer 644 grullas de papel. Al enterarse de la muerte de Sadako, sus compañeros de clase decidieron cumplir con la meta de su amiga para que se pudiera cumplir su deseo. Así que ellos lograron terminar las mil grullas de origami.


1 comentario:

  1. Pareceume demasiado TRISTE.Eu choro porque me fixen un esguince, pero a miña nai sempre me di:Ai cousas peores Candela. Amin quédame na mente grabado pero sigo chorando.Ainda así esfórzome en non chorar.Oxe corteime co cuter e non chorei.

    CANDELA

    ResponderEliminar